Tupinamburga, la curandera

Tupinamburga, la curandera

Hoy os quiero hablar de Tupinamburga, la curandera, un nuevo proyecto que está incluido dentro de las actividades de Gust a Terra, cosa que demuestra que en definitiva Gust a Terra no deja de ser un proyecto personal donde mis ganas de transmitir los conocimientos que he ido adquiriendo a lo largo de los años van tomando formas distintas para acercarse a todos los públicos.

capacidad comunicativa

A parte de ser una amante de la historia, de las leyendas y de las anécdotas no puedo separar el ambiente familiar donde me he criado, mi madre tuvo una dietética y mi padre cuando tenía sus ratos iba a buscar hierbas a la montaña, cuando era el tiempo y la luna se lo indicaba salía a recoger las plantas necesarias para hacer, cada año por la noche de San Juan, la ratafía, un licor de hierbas que mezclaba con el alcohol y lo dejaba cuarenta días a sol y serena.

De mi madre la gran capacidad comunicativa, de mi padre el captar pequeños detalles y así la pequeña de tres hermanos se ha convertido con la edad en una gran curiosa.

El nombre

El nombre de Tupinamburga también viene de un hecho personal, en clase de francés ahora hace ya unos años, hablando de plantas un día se nombro el tupinamburg, una planta que en español se llama tupinambo entre otros nombres que se le da, el nombre me llamo mucho la atención, por tanto y en tono cariñoso tres de las alumnas quedamos bautizadas como Tupinamburgas, cuando hice los cuarenta años me escribieron un cuento “Tupinamburga, la hechicera” que el azar quiso que con el tiempo recuperara para este cuento que ha nacido también por arte de mágia y causalidades de la vida.

nyàmera

Historia

Hace dos años escribí esta historia para un taller en Remeiart y al acabar hubo gente que me pregunto dónde podían comprarlo, un poco sorprendida ya que la historia estaba solo en mi cabeza y resumida en un papel, fui a buscar a Antònia Bonell una ilustradora de cuentos, los dibujos de la cual me tienen enamorada y le planteé la posibilidad de que ilustrase la historia, Antónia la leyó y según parece le gusto, ya que con su arte ha completado la parte para que cada uno de los personajes tenga su propia personalidad, ya solo faltaba que alguien lo editara y cuando el proyecto aún no estaba terminado de todo, apareció Brins Edicions, una nueva editorial con el objetivo de poner “briznas” de conocimientos dentro de los cuentos. Ellas, Sílvia y Rosa son las que terminaron de dar alas a todos esos personajes que se habían gestado en mi cabeza.

Fantasía llena de magia y pequeñas aportaciones para descubrir que las plantas tienen propiedades y Gust a Terra ha hecho una actividad para que niños de 6 a 99 años donde junto con el cuento pueden complementar un taller para oler, tocar y revolver las hierbas más conocidas y descubrir o evocar aquellos recuerdos que los sentidos guardan dentro de nuestra cabeza y dentro de nuestro corazón.

Tupinamburga 

Puedes seguir a Tupinamburga en facebook, twitter y instagram

Puntuación
Puntaje de lector
[Total: 1 Average: 5]

Política de privacitat | Avis Legal | Disseny web | Fotografo ConfianzaCopyright Oficial © Fotografo Confianza. 

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies , cliqueu l'enllaç per a més informació. ACEPTAR

Aviso de cookies